Segundas Navidades en pañales

Nos disponemos a entrar de pleno en las segundas Navidades de Koalín. Este año obviamente se entera más de todo, se le van los ojos detrás de las luces navideñas de la calle… y nuestro sencillo árbol de Navidad que antaño pasaba unos apacibles días adornando la casa, esta vez se ha visto elevado a las alturas para que el pequeño terrorista domestico no le de un zarpazo (aún así hace auténticos esfuerzos por tirarlo al suelo y por electrocutarse con el enchufe de las bombillitas de colores). También ha visitado nuestro hogar por primera vez el Cagatió, al que E. Mira con curiosidad y lo coge y lo toquetea como diciendo… ¿wtf? Qué hace un cacho de tronco con ojos en mi casa? Hemos decidido que, para evitar el despiporre consumista que solo nos lleva a una acumulación de trastos malsana, le haremos un regalo para Papa Noel y otro para Reyes, abuelos un regalo-yayos otro. Tiraremos hacia juguetes educativos-interactivos tipo cocinita, piezas de construcción y garaje con coches ya que son las tres cosas por las que muestra predilección (que además mire usté, también son cosas muy Montessori y muy Waldorff y muy de esta gente pedagógica que tanto sabe). La maternidad ha cambiado mi visión de la Navidad, sin duda. Cuando era niña era una etapa fascinante marcada por las vacaciones, las actividades en familia y más que los regalos, la ilusión. Al hacerte adulto todo pasa, y estas fechas tienden a rodearse de cierto halo de melancolía por acordarte de los que faltan, o simplemente porque la sociedad te empuja a una vorágine de comidas copiosas, convencionalismos y gasto inútil. Todo ello acentuado además por la consciencia de que el tiempo pasa y la mirada infantil no vuelve. Dejando de lado las reflexiones profundas, otra de las novedades que ha traído la maternidad a mi vida son los diy’s: yo soy de natural torpona y la poca creatividad que puedo tener la invierto escribiendo, pero el diseño y las manualidades digamos que no se hicieron para mí. Pues desde que mi koalita va a la guardería, en cada celebración me “castigan” con deberes artesanales… que si instrumentos musicales con material reciclado para Santa Cecília (21 de noviembre que resulta que es el día de la Música, y yo sin enterarme), que si adornos navideños también con material reciclado… así que ya me véis, buscando en San Google como una loca y viendo tutoriales en Youtube que me incitan a pensar… qué arte tienen algunas oiga, y cuanto tiempo libre…

Abrazos de Koala!

NAVIDAD-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s