En busca del cole perfecto

LAPIZ-NORIS-FINO-12-UDS-MARRON-18014418-1801443

Como buena madre de hijo único que pasa por todo por primera vez, el tema coles me viene preocupando prácticamente desde final del verano pasado. De hecho, hace meses y meses que confeccioné una lista de colegios que nos entran por área (públicos y concertados); lista que se ha ido reduciendo progresivamente conforme me daba cuenta de que quien mucho abarca, poco aprieta.

Pasadas las vacaciones de Navidad ya inicié mi primera ronda de contacto con los colegios que nos interesaban via e-mail para interesarme por sus jornadas de puertas abiertas-visitas guiadas. La mayoría me conminaron a esperar a febrero y a consultar sus webs, ya que en ellas irían anunciando las fechas de todo el proceso. Así lo hice y me topé con la primera sorpresa desagradable:

–          Algunos colegios NO hacen jornadas de puertas abiertas, sino visitas individuales a los padres EN HORARIO ESCOLAR (supuestamente para que puedas ver a los niños en su salsa) con lo que deduzco que buscan padres en paro que no puedan pagar sus matrículas. Muy lógico todo.

El resultado de este sorprendente hallazgo fue descartar fulminantemente los colegios que no me pusieron ninguna facilidad para darse a conocer. Pues con todo el dolor de mi corazón, adieux .

Una vez tuve mi calendario de visitas completito comprobé que las dos primeras semanas de este mes de marzo iban a ser intensas, ya que todas las visitas se concentraban en esos 15 días.

En resumen, ha habido de todo: colegios a los que previamente yo tenía algo idealizados y que han caído del pedestal y al contrario (en concreto un caso): un colegio público hacia el cual no tenía ninguna expectativa especialmente positiva que nos sorprendió muy gratamente.

El día 30 de este mes se abre la veda de las preinscripciones y ahora que ya tenemos más que claro cómo funciona el tema de los puntos, zonas de influencia, etc. queda lo más difícil: LA DECISIÓN FINAL (seguro que acabo de violar millones de derechos de autor por el título de alguna película de sobremesa de Antena3).

Finalmente, de una lista inicial de unos 15 colegios fuimos a visitar 5 y de estos 5 tenemos claro los 3 que pondremos en la lista, aunque la pugna encarnizada del podio obviamente está entre las posiciones 1 y 2 para las que barajamos 2 colegios: uno público y uno concertado. De momento lo que hemos hecho (no físicamente, pero sí hablado en infinidad de ocasiones) es elaborar la típica lista con los pros y contras de cada uno. Aquí van:

–          Público:

  1. PROS: Nos pareció muy cercano y familiar. Las instalaciones son una pasada: patios enormes, edificio nuevo y luminoso, huerto espectacular, aulas de infantil muy parecidas a las de la guardería (por lo que a priori la adaptación al menos espacial sería más fácil). Trabajan por proyectos (dos al año), parten grupos en algunas materias, persona nativa en lengua inglesa para conversación a partir de primaria, natación extracurricular en infantil y curricular en 1º de primaria, cocina propia, atención a infantil muy respetuosa (no hay prisa por tema pañal, les dejan hacer siesta). Participan en proyectos sociales solidarios, abren los patios los domingos a cualquiera que quiera ir aunque no sea alumno, trabajan con tablets, pizarras electrónicas y portátiles. Tienen un equipo muy bueno de atención a niños con necesidades especiales. Precio público.
  2. CONTRAS: como todos los colegios públicos (que yo sepa), es de una sola línea (CEIP), por lo que a los 12 años tocaría cambiar a instituto. Eso nos da un poco de miedo, creemos que es una edad delicada para un cambio así. No tenemos claro tampoco que académicamente el nivel sea muy alto. Nos advirtieron que con los puntos de proximidad íbamos a sorteo seguro.

–          Concertado:

  1. PROS: Enfrente de casa, literalmente. Trabajan por proyectos y per racons -desconozco cómo lo llaman en castellano… ¿por rincones?-, de hecho a estas alturas raro es el colegio que no lo hace. Hacen inglés desde P3 con canciones y demás. Llega hasta 4º de ESO (16 años). Cocina propia. Natación extracurricular en infantil y curricular en 1º de primaria. Trabajan con tablets, pizarras electrónicas y en un proyecto de google que se llama ChromeBook, una herramienta a través de la cual trabajan online y el profesor puede ayudar y corregir sobre la marcha.  Comunicación directa e interactiva con los padres. Posibilidad de hacer Alemán en la ESO. Intercambios en Reino Unido. Precio razonable para ser concertado. El acceso está prácticamente asegurado.
  2. CONTRAS: Edificio mucho más vertical, instalaciones más envejecidas. Patios más pequeños. Estrictos en infantil con el tema pañal (han de empezar el cole sin, aunque si se mojan evidentemente les cambian de ropa) y tampoco hacen siesta, pero si ven que el niño tiene sueño sí lo ponen a dormir.

Así las cosas, nos queda lo más difícil… Madre mía, nadie te avisa de la responsabilidad que se siente ante semejante decisión! Iremos informando de cómo ha quedado el podio finalmente 😉

Volver a casa por Navidad

Bueno, a este paso creo que este blog va a pasar a ser estacional… escribí el último post para despedir el verano y aquí estamos, a las puertas de la navidad,  y hasta ahora no he sido capaz de aparecerme por aquí. Ya no me disculpo ni nada, en primer lugar porque mucho me temo que esto va a ser así forever, y en segundo porque dudo mucho que alguien lo lea! jajajaja

Como quien no quiere la cosa el mes pasado este pobre y abandonado blog cumplió su primer aniversario sin pena ni gloria… no hice reseña de ello ni mención alguna ni ná de ná! soy una descastada… pero en fin, mis pretensiones están tan bajo mínimos que no sé si podré subsanar tamaño desprecio…

Koalín está hecho una fierecilla entrañable que chapurrea sin parar. Este otoño hemos sufrido algún ataque vírico que otro pero desde luego hemos notado una gran mejoría en cuanto a fortaleza inmunitaria, y menos mal porque a estas alturas el curso pasado andábamos al borde de hacernos el harakiri con un plátano maduro. Por suerte, los meses pasan y van curtiendo! En la guarde todo estupendamente, este año lo lleva cada mañana la yaya porque mamá entra a trabajar cuando ponen las calles y no era posible, aunque sí voy a buscarlo cada día a las 15:30. En cuanto me acerco a la puerta de su clase ahí está él con la carita pegada al cristal, es verme y se le iluminan los ojos y pone esa sonrisa de ratón que me vuelve loca.

Por lo demás puedo decir que seguimos igual, sigue teteando una vez de dia y una o dos de noche, y así seguiremos por los siglos de los siglos hasta que él decida… mis intentos infructuosos de destetar me han acabado haciendo cambiar de idea, aunque tengo claro que con mi segundo hijo las cosas se harán de otra manera… o al menos pondré todo mi empeño en que así sea, que luego una es de natural blandengue y la última palabra la acaba teniendo el querubín. Respecto al control de esfínteres el avance más importante que ha habido es que Koalín ha empezado a superar esa especie de pánico nuclear que tenía al simple hecho de evacuar aguas mayores, miedo que le hacía aguantarse y que desencadenaba en estreñimientos malignos. Ahora el tiempo y las semillas de lino molidas mezcladas con la comida le han regulado y al hacer blando durante un tiempo parece que hemos superado el bache. Ya consigue hacer sus cositas sin ayudas externas y con la frecuencia esperada, aunque el sitio donde las hace siga siendo el pañal. La llegada del buen tiempo y sus 2 años y medio supongo que nos animarán a volver a intentar la operación orinal.

Y la mamma koala, que soy yo… pues aquí ando, corriendo todo el día arriba y abajo, intentando parar de vez en cuando a coger aire y a disfrutar de la vida que solo hay una y nadie la vivirá por mi…

Intentaré volver antes de que acabe el año pero, por si acaso… os deseo muy felices fiestas y que el año que viene venga cargado de cosas bonitas!

Navidad-e1356627092925

 

 

 

El final del verano llegó (y tú partiráaas)

Bueno, pues ya está aquí el temido mes de septiembre! El verano da sus últimos coletazos en forma de tormentas y gotas frías y la ciudad vuelve a ser la que era, llena de gente estresada y atascos.

El cumple de Koalín ya pasó y constaté algo que ya me estaba temiendo, a saber, que 2 años siguen siendo pocos años para grandes eventos. Menos mal que no me dio por alquilar espacios ni vinieron niños porque mi hijo el ultrasensible repartió rabietas e indiferencia por doquier a sus abuelos, tias, a nuestros amigos y a todo quisqui. No quiso soplar las velas y al único regalo que le hizo caso fue a la supermansión estupenda de Feber que finalmente cayó como era de esperar, y menos mal porque menudo acierto. Eso sí, descubrió las palomitas de maíz y se hizo fan.

MLJPMRFDRKTLVMBJMQSVBBOCVPVRSUSFMVKDXBBNADEIQPDONR

En 15 días toca vuelta al cole (bueno, vuelta a la guarde por último año) y aunque me encantaría que la adaptación no fuera muy dura para él, el verano libre y salvaje ha sido muy largo con lo que nos esperan previsiblemente unos días de estrés. Por suerte la buena noticia es que papakoala y yo tendremos esa semana de vacaciones para dar apoyo logístico y moral al peque…

No obstante estos meses estivales nos han servido para crecer, y no solo físicamente: Koalín duerme solo en su cama y en su cuarto desde los 23 meses. Prácticamente no han habido llantos ya que siempre hemos acudido cuando nos ha llamado y ha tenido a su amada teti siempre que la ha necesitado. Por ese lado, reto conseguido aunque sigamos sin saber qué es eso de dormir del tirón…

Nos vamos al otoño con dos temas que de momento siguen pendientes: el abandono del pañal y de la teta. En ambos casos han habido intentos infructuosos, por lo que hay que seguir esperando a que el prota esté preparado.

Mañana tenemos la revisión de los 2 años así que podremos ver qué tal vamos de peso y altura, además de comentar un tema que nos tiene bastante preocupados… y es que desde hace varios meses, E. se aguanta las aguas mayores. Hace cada 4-5 días y últimamente solo a base de supositorios de glicerina puestos en auténticas batallas campales de berridos y patadas. En nuestro caso este aparente miedo que tiene no puede deberse a ninguna presión por dejar el pañal, ya que el tímido intento que hicimos en julio fue un fracaso tan estrepitoso que directamente me olvidé del tema. Buceando en internés, ese gran aliadoenemigo, he leído artículos muy interesantes al respecto que me han abierto un poco los ojos: por lo visto el estreñimiento en esta etapa de pre control de esfínteres es un tema más psicológico que físico, lo cual me alivia ya que no entendia como un niño que toma tantísima fruta, verdura, zumos y agua podía estar estreñido. Por lo visto a esta edad empiezan a ser conscientes de su cuerpo y por ende también de las heces, que no saben diferenciar de sí mismos como elementos de deshecho que son y por ese motivo el hecho de hacer caca lo viven como algo angustioso, como si perdieran algo suyo. Siendo así ofrecían algunos tips y consejos para trabajar con el niño y ayudarle a entender que es un proceso fisiológico normal: comprar plastelina marrón-negra y literalmente moldear truñis, poner a todos los muñecos a hacer popó y por supuesto hacer partícipe al peque de nuestros propios momentos allbran (Koalín ya ha presenciado algún espectáculo escatológico que otro y de momento no hemos logrado superar el trauma).

En fin, próximamente compartiremos los avances en este tema y los consejos de la pediatra, a ver si nos ilumina un poco…

Besos y feliz back to reality!

Señales de vida

Si hay alguien al otro lado pido disculpas por las plantas rodadoras que llenan mi blog… ya sé que soy muy cansina, pero es así: a empezar en un nuevo trabajo al que dedico más horas hay que añadir el aumento del nivel de exigencia educativa de E, por lo que siempre acabo escribiendo algo que se queda muerto de risa 3 semanas en el apartado de borradores. Me he llegado a plantear tirar la toalla, porque estoy viendo que no llego… que no puedo mantener un nivel decente de publicaciones, de contenido… pero finalmente he decidido no hacerlo, al fin y al cabo me propuse ir escribiendo y aunque no sea con la frecuencia deseada, me apetece seguir haciéndolo. Tampoco es que tenga una legión de fans histéricos aporreando las puertas de mi casa para que actualice el blog, por lo que en realidad el compromiso sigue siendo más conmigo misma que otra cosa…

Doy gracias a que el cuerpo del post ya lo tenía escrito porque E. acaba de despertarse berreando, vaya a ser que su madre que soy yo tenga más de 5 minutos seguidos de recreo mental… En fin, a lo que iba.

El pequeño koala salvaje de las praderas está cerca de cumplir 21 meses y la proximidad de los terribles 2 años se hace cada vez más patente. También se van confirmando rasgos de su personalidad que ya sospechaba cuando era más pequeño, como por ejemplo su hipersensibilidad, algo positivo en cuanto a lo afectuoso que es, pero no tanto en cuanto a lo mucho que le afecta cualquier cambio en sus rutinas.

Sigue siendo, pues, un niño muy demandante de nosotros, especialmente de mi… y cuando digo demandante hago especial hincapié en lo mucho que necesita el contacto físico. Además,  sigue necesitando mucho el lloro para descargar tensión acumulada o para expresar su frustración, así como se mantiene el hecho irrefutable de que no es nada dormilón y dudo que lo sea algún día (quizá en la adolescencia, y ahí es cuando yo me vengaré… jajajaja) y que al menor movimiento a su alrededor, despertará.

Por suerte, también se mantienen los rasgos más positivos: chapurrea muchas palabras y se muestra interesado por el lenguaje, corre que se las pela y su psicomotricidad fina es admirable! ya empieza a gustarle apilar torres u ordenar objetos uno tras otro (recordemos que hace apenas unos meses era un amante bandido del caos, aunque el puntito gamberro de tirar objetos lo conserva). Es un investigador nato, le encanta explorar sitios nuevos, averiguar el funcionamiento de las cosas y ponerlo en práctica hasta la saciedad. Por otra parte, sigue siendo muy buen comedor y apenas he descubierto 2 o 3 alimentos que no le apasionen, aunque no es nada reacio a probar cosas nuevas.

Finalmente, y como no podía ser de otra manera, sigue aferrado a su teta del alma. En este aspecto yo he tenido que cambiar el chip para evitar el desquiciamiento, ya que en el fondo no me veo capaz de destetarlo a lo bruto y tampoco me parece respetuoso. Así que intento ser más empática con él, lo que no quita que hayan momentos en los que me arrancaría las tetas de cuajo y las tiraría por la ventana, amén del hecho frustrante de sentir que cuando mi hijo piensa en mi, se imagina dos pechos con patas y poco más (el otro día le dije… “E., quien soy yo? –señalándome- y me suelta… TETA!”). Lo que sí ha cambiado es su mayor capacidad de comprensión lo cual hace que ya estemos empezando a negociar algunas cosas. Por ejemplo, si de noche me pide teta muy seguido le digo que ya ha tomado, que las tetitas están durmiendo y aunque protesta un poco se vuelve a dormir solo. Para mi eso es un avance titánico, ya que hace muy poquito mi negativa se habría traducido en rabieta revienta-tímpanos.

En resumen, y aunque yo soy la primera que trato de huir de las etiquetas, Koalín confirma su condición de niño AD. A pesar de que a mi me pasan los días volando y no me da tiempo ni a respirar aprecio con orgullo lo bien que está creciendo, lo rápido que aprende y trato de disfrutar al máximo de él…

…y es que mi pequeño bebé se está convirtiendo en un niño maravilloso que llena cada segundo de mi tiempo y mi mente 🙂

Año nuevo, juegos nuevos

Pasada la vorágine navideña por fin he podido sentarme 5 minutos a actualizar el blog… hay que ver lo que cuesta mantenerlo vivo y crear contenido (si es de calidad o no ya no lo sé, una hace lo que buenamente puede).

Pasar estos días en familia nos ha cargado a todos de energía para iniciar nuevas etapas y nos ha permitido disfrutar de la evolución de Koalín… normalmente la rutina nos hace pasar por alto esos pequeños detalles que demuestran que el pequeñajo está creciendo y cambiando a pasos agigantados, ejerciendo de esponja a niveles increíbles. Así pues, estas vacaciones me he dado cuenta de varias cosas que a nivel evolutivo creo que marcan un cambio en su transición bebé-niño:

– E. chapurrea que da gusto, de momento aún en su idioma, pocas cosas inteligibles todavía… nada más allá del mama, papa, caca… pero es una pasada ver cómo coge cualquier teléfono que tenga a su alcance (a veces cualquier objeto que pueda “hacer” de teléfono, como el mando de la tele) y empieza a hablar como si no hubiera un mañana y como si realmente hubiera alguien al otro lado escuchando atentamente su jerga. No sé si tardará aún mucho en hablar o no, pero de momento nos lo pasamos pipa con él.

– Interactúa con su entorno mucho más y ¡lo entiende todo! así que ha llegado el momento de tener cuidado con lo que decimos a su alrededor… También obedece indicaciones simples como “tráeme el coche” etc.

– Muestra mucho más interés por los libros, cuentos, etc. Le encanta identificar los personajes y a veces lo he sorprendido “leyendo” a su manera y me he muerto de risa… jajajaja

– Nos hemos dado cuenta de que aún no está preparado para jugar con piezas de construcción ni nada que tenga que ver con seguir un orden: de momento es un amante del caos, como construyas algo él viene enseguida a destrozarlo y su mayor afición es lanzarlo todo por los aires o contra el suelo… Cosa que ha convertido mi casa en una leonera permanente. l.el-desarrollo-intelectual-del-bebe-de-17-meses_1380187301

Ahora ya estamos sumergidos de pleno nuevamente en la rutina, por lo pronto hoy ha sido su primer día en la guarde después de este largo período en casa y lo he dejado bastante contento… mucho me temo que el segundo trimestre nos traerá nuevos virus, pero aguantaremos estoicamente lo que nos echen!

Y para acabar, aunque no tenga nada que ver con lo que he escrito necesito patalear un poco… quería añadir en el blog una jukebox con la playlist de Spotify que he ido haciendo para E. desde que nació pero no sabía (ingenua de mi) que hay que ser Premium para poder hacerlo… Así que mi gozo en un pozo… Malditeeeeez! Pues ya está, lo tenía que soltar… Grrrr….

Hasta pronto!